A todos nos gusta lucir un bonito reloj en la muñeca, máxime cuando hoy en día podemos disfrutar de auténticas maravillas, en el taller de relojes de Sant Martí en Barcelona disfrutamos a diario de la innovación y de los nuevos diseños de las mejores firmas del mercado. 

Pero, ¿sabes cuál fue el primer reloj de la historia? Fue el llamado reloj de agua, la Clepsidra, un recipiente inventado por los antiguos egipcios, que se llenaba de agua y que se vaciaba de manera regular para medir el tiempo, curioso. 

Desde entonces hemos pasado por diferentes inventos, mecanismos, ideas..., con las que hemos podido medir el tiempo de alguna u otra forma, como las velas, los relojes de arena, los de sol..., y otras maneras de saber en qué hora o momento del día nos encontrábamos como las campanas. 

Hoy en día conocer los mecanismos de los relojes, su cuidado o su reparación es todo un arte, con el que los talleres relojeros hacen verdaderas maravillas ayudados de lupas, troqueladoras, destornilladores o pinzas, y, que son capaces de hacer funcionar nuestro reloj en menos tiempo del que te imaginas. 

Se dice, se rumorea, se comenta, se afirma, que el primer prototipo de un reloj de pulsera fue una petición expresa de la reina de Nápoles haya por la década de 1810, y que, con detalle, realmente era un reloj de bolsillo montado sobre un brazalete de oro debidamente decorado con piedras preciosas a la altura de Su Majestad. 

Hoy en día en nuestro taller de relojes de Sant Martí en Barcelona, trabajamos tanto de manera artesanal como utilizando las últimas tecnologías aplicadas al sector, consiguiendo ofrecer una atención personalizada tanto en la reparación o mantenimiento de relojes como en la creación, transformación o reparación de joyas.

Si quieres poner en manos de expertos de la joyería tus piezas más valiosas no dudes venir a Joieria Il - Lusions y disfrutar de los mejores servicios especializados.